Destination Europe

domingo, 12 de julio de 2015

Faltando dos días

Muchas veces no encuentro el tiempo para escribir, ese deseo irrefrenable de callar queda olvidado en cuanto mis dedos tocan las teclas de mi computador. Contar los sonidos o incluso oir el silencio de mi alrededor son solo elementos que ayudan a seguir en esta locura diaria llamada vida.

Alejarse de las tragedias locales y acercarse a las tragicomedias extranjeras en realidad se ha convertido en un fuerte aliciente a las circunstancias que muchas veces aquejan mi actuar.

Ahora mirando en retrospectiva me lleno de alegría, he vivido tal y como lo esperaba hacer, ¡Ja! quién lo podría creer, solo 10 años atrás me encontraba en una convulsa realidad, entre la indecisión y la angustia, ahora todo está muy diáfano muy bien estructurado, en verdad esos 10 años transcurridos han servido como indicador de las buenas y malas cosas que se me han atravesado en la vida. Tantos libros leídos, canciones escuchadas y tantos amores compartidos.
Every morning...

Lágrimas, sueños, comidas, deseos, tintas de plumas, mensajes de texto, hojas de papel, inhaladores para mi asma, kilovatios/hora consumidos. En resumidas cuentas... ¡Cuanta vida!

martes, 30 de junio de 2015

Good texter

"Gone are the days when being sweet, charming, well spoken and well dressed were enough to make your dating life successful. Now you have to be a good writer too, or at least a good texter." - Ira Trivedi

lunes, 15 de junio de 2015

La anulación del individuo en la sociedad

En este caso, empezar la semana con el mal sabor de sentirte atropellado en una sociedad colectivista simplemente por cumplir lo que la lógica te indica, si llego primero me ubico en el primer lugar, si llego segundo en el segundo lugar, si llego tercero lógicamente debo ir en el tercer lugar y al pasar de los minutos de espera te das cuenta que la cola no aunmenta desde ti hacia atrás, notas por el contrario, que son las personas delante que gracias a tener un "amigo" en los primeros lugares de la cola son quienes mejor se ubican.

Haciendo una analogía y un análisis breve de esta situación tenemos muchos temas que abordar:

1. Los esfuerzos de cumplir la ley, es decir, respetar los turnos de llegada no son los más adecuados.

2. Ejercemos una falacia de "amistad" al otorgar concesiones a los individuos, pues ser "amigo" bajo ningún aspecto otorga garantías de que ese individuo haya hecho un verdadero esfuerzo por llegar a tiempo a esa cola de espera.

3. Reclamar en ese sistema si bien, significa una alerta que existe un cambio en la mentalidad de al menos unos pocos individuos que atendemos esa "cola de espera" que bien podría ser la vida; por otro lado no significa una solución en el corto o mediano plazo.

4. Cuáles son los beneficios de transmitir el mensaje de respeto a la propiedad privada, a la justicia y a los contratos (acuerdos sociales) que debemos aprender para respetar la "cola de espera" de la vida.

5. ¿Vale la pena reclamar acerca de estos atropellos?
El indiviudo, esa partícula infinitesimal en el colectivismo.

Quizás querido lector, este mensaje pudo no ser escrito, bastaba con caminar unos cuantos pasos de mi parte y encontrar un "amigo" para ganar algunos puestos de ventaja en la "cola de espera" pero finalmente no claudiqué y a pesar del atropello de ver con total indiganción  como tres personas se colaban delante de mis narices y luego de mi airado reclamo  una de estas personas argumentara que lo hacía porque todo el mundo lo hace,  pude obtener mi premio de sentarme en el bus y  logré plasmar mientras viajaba rumbo a mi trabajo estas líneas que comparto contigo.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Libertad para trabajar o Igualdad para depender

Libertad para trabajar o Igualdad para depender

Muchas veces me preguntan ¿qué es la libertad? Los debates se vuelven interminables, citas a autores, se recuerda hechos dolorosos de dictaduras pasadas. Incluso miras con condescendencia a quienes no entienden de modo sencillo aquellas ideas que normalmente entendemos como realidades en nuestro entorno. Sin embargo, siempre quedan en estos debates tareas a mi interlocutor: 1. que lea este libro u otro 2. que resuma un  artículo o panfleto relacionado a la libertad.

Todas estas acciones realmente son ideales, sin embargo, después de mucho meditar y llamar a mi ángel creativo (o demonio según dependa el tipo de creación) he llegado a la conclusión que todo lo que defiendo es la libertad para trabajar y ser independiente, un ser capacitado de moverme por el mundo con la plena posibilidad de tomar mis centavos y mandarme a cambiar desde Guayaquil a Nueva York pasando por Madrid o quizás Berlín con la plena capacidad de poder desarrollar mis potencialidades con el mismo ímpetu de cualquier habitante de estas ciudades. 

Es cierto, suena tan maravillosa esa capacidad. Nos obstante, como todo en la vida hay truco (o costos de transacción como solemos decir los economistas), la capacidad de ser libres para trabajar en el mundo depende plenamente de todas las herramientas o inversiones de capital que cada uno de los individuos ha hecho en su propio cerebro; las incontables noches de largas y profundas lecturas de libros de matemáticas, ingeniería literatura, idiomas, física, química, poesía, y así podría seguir un buen rato. Pues si, la libertad depende de un cúmulo de responsabilidades inherentes a esa libertad. 

Es importante entender que en este momento es muy difícil quedarse únicamente con los pueriles conocimientos universitarios, la realidad es que las comunicaciones han logrado convertirnos en personas que anhelamos el constante cambio y la frecuente renovación de conocimiento en muchas áreas: entretenimiento, trabajo, amor solo por nombrar algúnas.
Libertad o dependencia, al final, solo tu eliges.


Luego de entender esto, toca analizar el otro extremo hay quienes tienen, con todo el derecho del mundo; eso si, el deseo de ser igual para depender y en el mediano plazo ser esclavos. Es decir, aquellas personas que siempre hechan la culpa de los problemas a los gobiernos o a los tomadores de decisión o generadores de opinión. En pocas palabras, buscamos el igualitarismo de caracteres materiales: mismo números de posibilidades para conseguir trabajo, para obtener comida, para vestirse. De hecho ahora que lo pienso es un modo de adaptarse a las acciones que se toman en horda como recordando a nuestros primeros días de convivencia en pequeños clanes donde se repartía igualitariamente los recursos obtenidos fruto del trabajo de los cazadores-proveedores de dicho clan.

Hasta este punto se debe aclarar que si bien ese estilo de vida funcionó eficientemente durante muchos siglos, fue el desarrollo de la especialización y posteriormente el comercio entre distintos individuos especializados, que permitió en última instancia a los miembros de esta comunidad desarrollar más eficientemente las tareas a las que estaban asignados por desempeño en el clan.
 
La división del trabajo, eleva la cantidad de bienes y servicios entre individuos.
Pero realmente sirve ser libre o es mejor ser dependiente, eso lo decides tu querido lector.


Es así como, se logra en la medida de lo posible, argumentar por mi creencia: Libertad para trabajar o también en la creencia de los demás Igualdad para depender. ¿Querido lector cuál eliges tú?

viernes, 18 de julio de 2014

De cuando un Chicken Crispy Deluxe te alegra el alma

Hacía mucho tiempo que no tocaba las teclas de mi computadora para divertirme escribiendo lo que me gusta. Estos últimos dos años han sido una verdadera aventura, viajando por el mundo, aprendiendo y desaprendiendo cosas. Planificando y apagando incendios que se han generado en estos años. Todo eso ha valido la pena. Ya me lo pienso muchas veces antes que me toque actuar impetuosamente, por eso quiero recalcar la maravillosa alegría que me genera a mi comerme un Chicken Crispy Deluxe (r) junto a sus papas fritas y cola bien helada. Más allá de satisfacer mis necesidades calóricas otorgó un nivel distinto de apreciación a los detalles. Comparar estas papas fritas frente a las de McDonald's en serio marcan diferencia.

Por otro lado estoy contento trabajando en lo que me gusta, reparando computadoras dando soluciones a cliente y conectando al mundo con internet.
Chicken Crispy Deluxe + Papas y Pepsi Cola.

martes, 22 de abril de 2014

SOBRE EL USO APROPIADO DE LA LIBERTAD

"Después de la caída de los sistemas totalitarios, en los que el sometimiento de los hombres a la esclavitud llegó al cenit, se abrió para los ciudadanos oprimidos la perspectiva de la libertad, es decir, la posibilidad de decidir de sí y por sí mismos. Hay muchas opiniones a este propósito. La cuestión de fondo es cómo aprovechar esta posibilidad de decidir libremente, evitando en el futuro un retorno del mal inherente a estos sistemas e ideologías.
Después de la caída de los sistemas totalitarios, las sociedades se sintieron libres, pero casi simultáneamente surgió un problema de fondo: el del uso de la libertad. Es un problema que no sólo tiene una dimensión individual sino también colectiva. Por eso requiere una solución en cierto modo sistemática. Si soy libre, significa que puedo usar bien o mal mi propia libertad. Si la uso bien, yo mismo me hago bueno, y el bien que realizo influye positivamente en quien me rodea. Si, por el contrario, la uso mal, la consecuencia será el arraigo y la propagación del mal en mí y en mi entorno. El peligro de la situación actual consiste en que, en el uso de la libertad, se pretende prescindir de la dimensión ética, de la consideración del bien y el mal moral. Ciertos modos de entender la libertad, que hoy tienen gran eco en la opinión pública, distraen la atención del hombre sobre la responsabilidad ética. Hoy se hace hincapié únicamente en la libertad. Se dice que lo importante es ser libre; serlo del todo, sin frenos ni ataduras, obrando según los propios juicios que, en realidad, son frecuentemente simples caprichos. Ciertamente, una tal forma de liberalismo merece el calificativo de simplista. Pero, en cualquier caso, su influjo es potencialmente devastador." Juan Pablo II, Memoria e Identidad.

Siempre hay esperanza... Siempre

Cuando escuchas a un niño de alrededor de doce años hablar con un  familiar acerca del problema de Venezuela. Siempre hay esperanza para seguir viviendo y luchando por un ideal de sociedad más libre.

El niño comenta con su familiar que Maduro abusa del poder y el familiar replica que no puede opinar en base a lo que ha leído en la Wikipedia, dado que la Wikipedia es hecha por personas que tergiversan la información, es interesante como internet ha cambiado la vida de las personas, hace diez o doce años  era impensable que un jovencito de tan tierna edad lograra argumentar o al menos lograra apuntar una coherente opinión acerca de las situaciones políticas y sociales dentro del entorno en el cual se desenvuelve.

Que placentera tarde de viernes donde los ruidos del fondo del cuarto donde festejan un cumpleaños en Burguer King, alegra mi existencia, al igual que el tierno sabor de la carne caliente en mi Steak. El niño es muy acucioso, le interesa crear su opinión y se preocupa en serio de las problemáticas que nos aquejan, el opina inclusive de acciones u omisiones que comete Cuba, porqué, porqué y porqué son palabras que repite constantemente a su familiar,  pregunta mucho y veo que se preocupa mucho, por esa mirada de angustia que tiene su rostro.
"Cuando escogemos la esperanza, cualquier cosa es posible." Christopher Reeve.


El familiar cansado y para cerrar la discusión finaliza diciendo que a despues de todo el problema del sistema, no es culpa de Maduro y que todo recae en la responsabilidad del pueblo venezolano; ¿será verdad eso?

Podemos todos nosotros hacernos de oídos sordos y decir que la culpa de la Crisis en Venezuela es culpa del pueblo venezolano únicamente. Colectivizar las culpas es la vía más fácil cuando se desconoce la realidad de los problemas sociales, en serio, podemos asegurar categóricamente que la culpa es realmente de TODOS los venezolanos. Yo en mi limitado conocimiento pienso que no es así, yo pienso que no es tan cierto eso que le dijo el familiar a este niño, pienso que la culpa no es de TODOS, la culpa recae en los individuos que orquestaron ese patético sistema de prebendas y negociados gobierno-empresa, la culpa es de personas con nombre y apellido que a partir del engaño y los regalos hicieron con éxito que personas llenas de necesidades y desesperanza que confiaron en los regalos de un gobernante ansioso de poder y riqueza.

No sé si el chavismo-madurismo-castrismo tenga sus días contados o todavía pueda aguantar algunas décadas más. Lo único que puedo decir es que realmente queda demostrado que los regímenes de corte parasitario-socialista, donde un grupo trabajador es esquilmado por otro grupo detentador del poder público, inexorablemente llevan al fracaso de las sociedades, tenemos el claro ejemplo de Cuba-URSS, ahora vemos, por ejemplo,  Cuba-Venezuela, espero de todo corazón no ver la debacle Cuba-Ecuador.

Espero que despertemos de este aletargado trance en el cual lo único que se está desarrollando es una casta de personas sin capacidad resolutiva y sin incentivo a la superación, estamos repitiendo la historia del sistema feudalista en donde únicamente existía la aristocracia destinada a reinar sin preocupaciones de trabajar dado que eran la clase iluminada por Dios; y, la clase baja o denominada “súbditos” predestinados a trabajar todos los días de su vida para proveer con mediante su paupérrimo trabajo soluciones a la