Destination Europe

viernes, 3 de febrero de 2012

El peregrino de compostela: Diario de un mago

Escribir sobre Coehlo y su obra sería algo así como redundar en la simple combinación de colores primarios. Leer y adaptar sus mágicas historias a la convencional existencia de mortales como nosotros; es de cierta forma, una aventura. Y digo esto porque al casi terminar "El peregrino de Compostela: Diario de un mago" significa entender como nosotros tenemos nuestro propio camino de "Compostela", entender que la vida se presenta con desavenencias en cada momento, se presenta con los más grandes y a la vez superfluos temores. Y además, significa entender que los problemas siempre existen y existirán mientras se permanezca vivo. Ser un peregrino significa no solamente ser aquel aventurero que recorre la vida considerando niveles de riesgo muy por encima del promedio. Ser un verdadero peregrino es llegar a casa y comprender que los problemas que tenemos son apenas una microscópica gota de angustias en este inmenso mar de esperanza.


Compostela y su camino es ese sueño por donde transitamos en nuestra mente y que muchas veces lo relegamos a espacios nucleares de nuestro cerebro, ser y dejar de juzgar, aceptar y disfrutar de la vida. Entender los designios establecidos  a la hora de vivirlos en nuestras acciones.

Au revoir !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada