Destination Europe

martes, 22 de abril de 2014

Siempre hay esperanza... Siempre

Cuando escuchas a un niño de alrededor de doce años hablar con un  familiar acerca del problema de Venezuela. Siempre hay esperanza para seguir viviendo y luchando por un ideal de sociedad más libre.

El niño comenta con su familiar que Maduro abusa del poder y el familiar replica que no puede opinar en base a lo que ha leído en la Wikipedia, dado que la Wikipedia es hecha por personas que tergiversan la información, es interesante como internet ha cambiado la vida de las personas, hace diez o doce años  era impensable que un jovencito de tan tierna edad lograra argumentar o al menos lograra apuntar una coherente opinión acerca de las situaciones políticas y sociales dentro del entorno en el cual se desenvuelve.

Que placentera tarde de viernes donde los ruidos del fondo del cuarto donde festejan un cumpleaños en Burguer King, alegra mi existencia, al igual que el tierno sabor de la carne caliente en mi Steak. El niño es muy acucioso, le interesa crear su opinión y se preocupa en serio de las problemáticas que nos aquejan, el opina inclusive de acciones u omisiones que comete Cuba, porqué, porqué y porqué son palabras que repite constantemente a su familiar,  pregunta mucho y veo que se preocupa mucho, por esa mirada de angustia que tiene su rostro.
"Cuando escogemos la esperanza, cualquier cosa es posible." Christopher Reeve.


El familiar cansado y para cerrar la discusión finaliza diciendo que a despues de todo el problema del sistema, no es culpa de Maduro y que todo recae en la responsabilidad del pueblo venezolano; ¿será verdad eso?

Podemos todos nosotros hacernos de oídos sordos y decir que la culpa de la Crisis en Venezuela es culpa del pueblo venezolano únicamente. Colectivizar las culpas es la vía más fácil cuando se desconoce la realidad de los problemas sociales, en serio, podemos asegurar categóricamente que la culpa es realmente de TODOS los venezolanos. Yo en mi limitado conocimiento pienso que no es así, yo pienso que no es tan cierto eso que le dijo el familiar a este niño, pienso que la culpa no es de TODOS, la culpa recae en los individuos que orquestaron ese patético sistema de prebendas y negociados gobierno-empresa, la culpa es de personas con nombre y apellido que a partir del engaño y los regalos hicieron con éxito que personas llenas de necesidades y desesperanza que confiaron en los regalos de un gobernante ansioso de poder y riqueza.

No sé si el chavismo-madurismo-castrismo tenga sus días contados o todavía pueda aguantar algunas décadas más. Lo único que puedo decir es que realmente queda demostrado que los regímenes de corte parasitario-socialista, donde un grupo trabajador es esquilmado por otro grupo detentador del poder público, inexorablemente llevan al fracaso de las sociedades, tenemos el claro ejemplo de Cuba-URSS, ahora vemos, por ejemplo,  Cuba-Venezuela, espero de todo corazón no ver la debacle Cuba-Ecuador.

Espero que despertemos de este aletargado trance en el cual lo único que se está desarrollando es una casta de personas sin capacidad resolutiva y sin incentivo a la superación, estamos repitiendo la historia del sistema feudalista en donde únicamente existía la aristocracia destinada a reinar sin preocupaciones de trabajar dado que eran la clase iluminada por Dios; y, la clase baja o denominada “súbditos” predestinados a trabajar todos los días de su vida para proveer con mediante su paupérrimo trabajo soluciones a la 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada